Bancos

El banco es un asiento en él que se conjuga diseño y funcionalidad, es la pieza de mobiliario perfecta para ambientes con estilo y para quién cree que los detalles pueden marcar la diferencia en la decoración de un piso. Tanto los complementos esenciales y monomateriales, como los bancos mullidos, representan complementos fundamentales para llamar la atención y dar personalidad a los espacios de la casa. En el vestíbulo o en el trastero, al pie de la cama o como mueble en el cuarto de baño, la elección de un banco es la mejor manera de amueblar con gusto nuestro piso.

El banco y sus experimentaciones matéricas y formales

El diseño de los bancos se renova en clave moderna continuamente y se presta a experimentaciones tanto matéricas como estilísticas para dar valor añadido a un proyecto de diseño interior. Los bancos modernos tienen formas sencillas con estructuras mínimas y están diseñados para adaptarse tranquilamente a cada tipo de ambiente. Los clásicos bancos de madera se realizan y se rematan para contextos contemporáneos, y si son mullidos, coloran el ambiente con cojines desenfundables, fundas en tela monocolor o en fantasía. Para los que aman las formas lineares y sencillas hay bancos de metal que, gracias a la levedad de este material, son los modelos favoritos de quién quiere diseñar salones modernos. Además, el mullido del asiento es cada vez más solicitado; de hecho los bancos de tela o de piel introducen mayor confort en los ambientes del salón, con fundas de estructuras de madera o metal que se combinan con toques preciosos. Para los nostálgicos, los bancos con capitoné son perfectos para recordar el gusto retro, se adaptan cada día más a contextos tanto modernos como clásicos, agregando este detalle de gran gusto y refinamiento. Las experimentaciones sobre las potencialidades expresivas de tejidos y materiales permitieron renovar esta pieza de mobiliario, llegando al diseño de bancos con estructuras ligeras, perfectas para ambientes contemporáneos. De su clásica forma rectangular a bancos circulares, se trata de un complemento polifacético que se adapta a muchos contextos domésticos.

Amueblar el salón con los bancos

Las nuevas viviendas necesitan soluciones cada vez más prácticas y versátiles, sin olvidarse del proyecto de diseño. Por esa razón, siendo los bancos tanto asientos como puntos de apoyo, se adaptan facilmente a cada tipo de ambiente, desde los clásicos en los que coexisten el respeto por la tradición y el gusto rústico, hasta los modernos y mínimos en los que predomina la sencillez de los muebles.
Todos los ambientes domésticos se prestan a acoger esta pieza de mobiliario que, gracias a la esencialidad que la caracteriza, sugiere pequeños lugares de descanso. Un pequeño banco, puesto en el vestíbulo de una habitación, además de adornar con personalidad y gusto el primer espacio perceptible cuando entramos en casa, permite sentarse para ponerse los zapatos antes de salir. La esencialidad y la funcionalidad del banco permiten enfocarse en los lugares de la casa que no siempre se consideran habitables. Basta con pensar en el trastero que se puede convertir en otro vano donde refugiarse y poner objetos si se eligen bancos contenedores. En el salón podría ser útil poner un banco que se puede amueblar con vasos o adornos y que puede transformarse en una mesa muy larga e informal, sin renunciar a la comodidad si se opta por los bancos con respaldo, donde el intercambio y la familiaridad se combinan con el confort.

Asientos compartibles y modulares

Los bancos son complementos muy versátiles y cada vez más a menudo se utilizan en la decoración de espacios interiores y compartibles. La posibilidad de personalizar los bancos, gracias a las combinaciones matéricas y formales; y la libertad de estas combinaciones con bancos modulares permite crear un ambiente único y apto para cualquier necesidad. Un complemento capaz de estimular las interacciones sociales dentro de un ambiente y que contribuye al éxito de un proyecto de diseño contemporáneo. Según sus características es posible utilizarlos en contextos diferentes de los domésticos, como los ambientes contract. Por lo tanto, hay bancos que se presentan como bancos para el salón y tienen las características típicas de los ambientes públicos. Por ejemplo, los bancos con mullido ignífugo representan sin duda alguna la solución que mejor se presta a contextos tanto privados como públicos, y que gracias a los diferentes tejidos añaden un toque de color al interior.

Bancos para ambientes interiores y al aire libre

Hay bancos que, según su material, se pueden colocar al interior o en ambientes al aire libre. Entonces, estos complementos pueden utilizarse como ambientes interiores y como bancos de jardín. El uso de los materiales adecuados para espacios exteriores y la multitud de tratamientos nos permiten poner nuestro banco en la terraza si hace sol y vivir un momento de relajo e intercambio al aire libre.
En particular, los bancos sin respaldo se prestan a ser puntos de apoyo que se pueden embellecer con jarrones de flores y plantas. La antes mencionada es otra muestra de la versatilidad e importancia de este complemento en el proyecto de diseño de nuestro piso. ... Más ... less

Filter/Order

Filter by

Marcas

Materiales

Precio

$
$
Guardar en:
Síguenos en