LOVE DESIGN | Ahorra el 15 % hasta el 19.02

Carritos para servir

Los carritos para servir son objetos funcionales por definición. Nacen para responder a la exigencia diaria de servir los platos de una comida, pero también para servir el té o el café en el salón. Sirven como plano de apoyo en cocinas pequeñas o como medio para ir y venir de una habitación a otra. Los carritos de servir, desarrollados en formas, colores y materiales diferentes, unen funcionalidad y estética en un único objeto. Gracias a su versatilidad, son complementos de diseño que pueden tener un impacto determinante en el estilo decorativo de un espacio, secundándolo o prestándose a la creación de contrastes bien estudiados.

Carritos para servir de diseño para interiores

Los carritos de servir son el complemento adecuado para servir de manera impactante. Al tener uno o más planos de apoyo, permiten transportar vajilla o botellas en un solo viaje. Servir la comida utilizando un carrito con ruedas es un gesto antiguo, que data de cuando las distancias entre las diferentes habitaciones de la casa eran considerables y estos muebles se embellecían con mantelitos bordados para que quedaran bien al lado de la mesa del comedor. Aunque con formas más actuales, los carritos de servir modernos aún hoy siguen amueblando con gusto los ambientes de nuestras casas. Ya no se utilizan únicamente por su aspecto funcional, sino a veces solo por su estética, para decorar un rincón de la casa con personalidad. En muchos casos los fabricantes de muebles los han reinterpretado, y algunos modelos se han convertido en auténticos iconos del diseño. En nuestras casas, los más corrientes son los carritos de cocina, casi una prolongación natural de la encimera de la cocina, cada vez más esenciales en las casas actuales. Se trata de muebles versátiles que adquieren movilidad gracias a las ruedas y pueden ponerse donde se necesite, a menudo cerca de los fogones o del fregadero. Muchas viviendas tienen una pequeña cocina adyacente al comedor. Un carrito para servir también puede resultar útil en estas situaciones. Solo tendremos que preocuparnos de colocar encima del carrito todo lo necesario para poner la mesa y llevarlo al comedor, así no tendremos que hacer el recorrido varias veces con el riesgo de que platos y vasos se nos caigan de las manos. Una vez colocado al lado de la mesa, el carrito no pierde su utilidad. Ahora podemos dejar encima las bebidas y bandejas para mantener la mesa más despejada y ordenada. Una vez terminado su uso podremos decidir guardarlos, si son carritos plegables, o dejarlos en el salón y utilizarlos como objetos decorativos.

El jardín cobra vida con los carritos de servicio para exteriores

Los muebles que antes solo tenían cabida en el interior de nuestras viviendas cada vez se proponen más también para exteriores. Precisamente este es el caso de los carritos de jardín: la función sigue siendo la misma, es decir, agilizar el desplazamiento de los objetos. Al elegir este tipo de mueble hay que tener muy en cuenta los materiales: deben ser duraderos y resistentes a los agentes atmosféricos, por lo menos a la luz del sol. Es clásica la elección de los carritos de servir de teca, a menudo combinados con mesas y sofás. Pueden utilizarse para llevar bebidas al jardín o al borde de la piscina, disponen de ruedas adecuadas a los suelos exteriores y son una solución ideal para disfrutar de las comidas al aire libre.

Cómo elegir el material adecuado para el carrito de servir

Si para exterior son aconsejables materiales más resistentes, dentro de casa podemos jugar combinando materiales más delicados, pero más impactantes. Los carritos de servir de plástico para ambientes en los que la funcionalidad es la que manda, lavables y ligeros, pueden fabricarse en miles de colores. Si lo que se busca es un complemento decorativo para ambientes más elegantes y refinados, se puede optar por los carritos para bebidas de cristal, otras versiones incluso con baldas de cristal, objetos delicados y refinados, sin duda más adecuados para llevar unos pocos objetos que pesadas vajillas.
Si el espacio que ocupará está en la cocina, son muchas las propuestas de carritos para servir de acero inoxidable, la superficie adecuada para entrar en contacto con los alimentos, fácil de limpiar.

Un montón de accesorios para tu carrito para servir

Al tratarse de un mueble multifuncional, el carrito de servir tiene su punto fuerte en los accesorios. Las ruedas son su característica y lo que lo diferencia de una simple mesita auxiliar. Incluso este detalle, que podría parecer banal a simple vista, puede desarrollarse en muchas versiones: además de las cuatro ruedas típicas, podemos elegir carritos con solo dos ruedas en la parte delantera y en la parte trasera patas que, en su caso, durante el transporte podríamos levantar para permitir el movimiento – naturalmente, una base de este tipo es adecuada para carritos de servir finos y realizados con materiales ligeros -. En las cocinas o en las zonas de servicio son indispensables los carritos para servir con cajones, uno o más cajones para guardar y transportar con facilidad cubiertos y manteles para utilizar en la cocina o en el comedor; carritos con baldas y a veces puertas para lograr la máxima capacidad. Por supuesto, hay que elegir con esmero, pues cada detalle y accesorio influirá en la estética final del objeto. Resultan muy útiles los carritos para servir con botellero, que es lo que distingue a los carritos para bebidas, provistos de baldas extraíbles y portavasos. Para los más exigentes, también se comercializan carritos para bebidas con cubitera, piezas que añadirán un toque personal y lujoso a tu sala de estar. ... Más ... Menos

Filtrar/Ordenar

filtrar por

Precio

$
$
Guardar en:
Síguenos en