794 Columnas de ducha

Seguramente la columna de ducha es el elemento más importante a la hora de elegir la configuración de una ducha, no solo por razones estéticas, sino sobre todo por los numerosos accesorios que se pueden escoger según los gustos y necesidades de cada cual, capaces de convertir un acto sencillo y habitual en una experiencia de puro bienestar.
La columna de ducha, en su configuración básica más elemental, consta de un sifón de desagüe para el plato de ducha, una barra que sube el agua hasta el rociador y un grifo que regula el caudal. Esta configuración mínima ha ido evolucionando con el tiempo, transformándose en los distintos tipos disponibles hoy en día, que vienen acompañados por una serie de accesorios. Además, dependiendo del tipo de instalación, puede estar dotada de una barra regulable o de un panel, e incluso en las versiones empotradas solo quedan a la vista los elementos esenciales.

Cómo elegir la columna de ducha: tipologías y materiales

El modelo de columna de ducha varía ante todo dependiendo del tipo de instalación, ya que puede instalarse en el suelo, en la pared o empotrada. Menos en el caso de la versión empotrada, puede estar dotada de barra regulable y ducha de mano, para un aclarado más eficaz, o puede adquirir la forma de un panel con una serie de accesorios, hasta llegar a modelos con hidromasaje integrado.
En general, los modelos modernos tienen una estructura ancha y plana, con el rociador sin solución de continuidad con el panel. El tamaño cada vez más grande de las columnas no es un aspecto meramente estético: un rociador ancho ofrece un chorro más amplio y bien distribuido.
Las columnas de ducha pueden ser de acero inoxidable, duraderas, resistentes a la cal y estéticamente muy bonitas gracias a los distintos acabados superficiales, desde el brillante hasta el satinado. Resultan muy interesantes las soluciones de materiales compuestos con base acrílica, como el Duralight® o el Corian®, fáciles de modelar, atóxicos, no porosos, higiénicos y resistentes a la abrasión.

Columnas de ducha termostáticas, multifunción y con hidromasaje

Las columnas de ducha combinan eficazmente diseño y funcionalidad, para aprovechar una serie de accesorios extra con la máxima comodidad y seguridad. Puesto que en las columnas de ducha termostáticas la temperatura se mantiene constante, no hay riesgo de quemaduras accidentales o repentinos y desagradables chorros de agua fría. El mecanismo se acciona gracias a la válvula termostática que mezcla agua caliente y fría, manteniéndola siempre a la temperatura deseada. La válvula es muy sensible a los posibles cambios de temperatura y presión y se cierra en caso de que falte el agua fría para evitar quemaduras. La temperatura del agua también se mantiene constante cuando se cierra y se vuelve a abrir el grifo, lo que conlleva evidentes ventajas en cuanto a seguridad, confort y ahorro de agua.
Las columnas de ducha multifunción están diseñadas para proporcionar un alto nivel de confort. Los modelos de diseño moderno disponen de una serie de accesorios extra, como luces LED para cromoterapia y salidas para la difusión de esencias para aromaterapia. También los hay con altavoces integrados que permiten escuchar música en la ducha. Además, las columnas de ducha modernas están dotadas de un panel de control digital que permite controlar la presión y temperatura del agua, así como de controles especiales para la cromoterapia o para la radio.
Las columnas de ducha con hidromasaje disponen de una serie de jets laterales con chorros localizados y orientables. Los modelos más sofisticados permiten elegir entre distintos tipos de masaje (vertical, drenaje linfático, cervical o incluso plantar), pero también ducha escocesa, baño turco y niebla fría.

El diseño de las columnas de ducha modernas

En el diseño de los cuartos de baño contemporáneos, donde el estilo está basado en las líneas depuradas, la difusión de la luz y un elegante minimalismo, en la inmensa mayoría de los casos la cabina de ducha es totalmente transparente, dejando a la vista la columna de ducha, por lo que hay que elegirla con gran esmero para que armonice con el entorno.
La ducha, surgida en un principio como solución alternativa para quienes no podían permitirse una bañera por falta de espacio, ha ido evolucionando con el tiempo hasta convertirse en una auténtica elección, y se ha ido dotando de más y más accesorios, convirtiéndose en un instrumento de bienestar. Aunque la bañera sigue manteniendo su encanto (pensemos en los spas o en las bañeras con hidromasaje), es indudable que la ducha tiene ventajas en comparación con la bañera, no solo por motivos de espacio: ante todo reduce considerablemente el consumo de agua, garantiza una mayor higiene, ya que el agua corre sin estancarse, y además pueden utilizarla fácilmente incluso personas con movilidad reducida.
En general, la ducha se compone de un plato y una cabina que la delimita en el entorno del cuarto de baño, pero la parte principal es sin duda la instalación, que permite que el agua salga a la temperatura y en la forma deseadas y que nos lavemos y relajemos. Dicha instalación, que suele asimilarse a la grifería, de hecho es la columna de ducha.

Las columnas de ducha para exteriores

Si tenemos una piscina o un hidromasaje exterior, es indispensable instalar una ducha para exteriores, dado que ducharse antes de entrar en la piscina ayuda a mantener la piscina más limpia, y después de bañarse sirve para eliminar el cloro de la piel.
Disponible en varios modelos, puede ser de chorro único o multichorro, fija o desmontable, y en algunos casos puede disponer de un sistema de calentamiento del agua conectado con paneles solares. En cuanto a los materiales, la elección puede inclinarse por las típicas duchas de acero inoxidable, pero en los espacios exteriores también pueden instalarse duchas de aluminio, de teca o de PVC, y en este último caso también hay varios colores disponibles. ... Más ... less

Filter/Order

Filter by

Precio

$
$
Guardar en:
Síguenos en