137 Estufas de piso

La cocina de libre instalación, hoy disponible en numerosas variantes, está formada por un bloque único que incluye la placa de cocción y el horno. Durante mucho tiempo este tipo de cocinas ha respondido principalmente a necesidades económicas y de espacio, ya que que se trata de un solo módulo de cocción que se puede colocar separado del resto de los muebles sin integrarse necesariamente con el estilo del ambiente. Y es justamente esta «independencia» la que le ha permitido convertirse en un elemento distintivo que sobresale y da carácter al ambiente de la cocina. En un principio las cocinas de instalación libre se alimentaban solo con gas. Sin embargo, hoy en día se pueden elegir elementos con varias funciones: a gas, metano, GLP, eléctricas. Gracias a esta característica podemos colocar este tipo de cocinas en una gran cantidad de contextos, pues se puede conectar a cualquier tipo de suministro, incluso a una sencilla bombona. Por lo general, quienes eligen una cocina de libre instalación buscan un producto que resalte, que interrumpa la continuidad y que se convierta en el único objeto de diseño de la cocina. Gracias a su versatilidad de diseño, las personas a las que les gusta este tipo de cocinas pueden elegir entre el estilo clásico, que evoca los primeros modelos de estos productos, o bien un modelo altamente moderno, innovador y personalizable.

Tecnología y funcionalidad de las cocinas de libre instalación

Pero hay algo que tienen en común todas las cocinas de libre instalación, y es su alto nivel tecnológico y funcional que nos permite tener a disposición modelos con doble horno pirolítico, placas de cocción combinadas a gas e inducción y modelos modulares. Estas cocinas tienen un estilo muy elegante, tanto desde el punto de vista cromático, con colores que van del acero inoxidable al rojo, del blanco al negro y al azul turquí, como desde el punto de vista de los acabados que pueden ser brillantes, metalizados y antihuellas. Otra característica frecuente de las cocinas de libre instalación es la versatilidad, ya que ofrecen una gran cantidad de tamaños, funciones y modos de cocción que permitirán a los amantes de la cocina experimentar con los utensilios más avanzados. Con respecto a las formas, se va de modelos con dimensiones reducidas y equipados con un solo horno a cocinas de gran tamaño con hasta cuatro hornos. Por su parte, los hornos tienen varios programas de cocción y funciones, como el sistema de limpieza integrado, la pantalla y el temporizador. Mientras que para las placas de cocción la elección es aún más amplia: se va de la clásica placa de cocción a gas, que sigue siendo la más común, a la eléctrica, en vitrocerámica y de inducción. También se pueden encontrar cocinas con placa de cocción mixta, es decir, eléctrica y a gas al mismo tiempo.

Cocinas de libre instalación: materiales y acabados

El material principal con el que se realizan las cocinas de libre instalación es el acero inoxidable. Los modelos de acero inoxidable son muy resistentes, prácticos y con un fuerte impacto estético. También podemos elegir entre cocinas con puertas de esmalte de porcelana, disponibles con varios colores y matices; botones giratorios o de presión, acabados cromados o de latón, de colores o neutras. En fin, son muchas las características entre las cuales escoger para componer este tipo de cocina. Además, las cocinas de libre instalación tienen la ventaja de poderse adaptar completamente a las necesidades familiares y personales, y ofrecen la posibilidad de componer cada zona de la estancia según el gusto personal. Este tipo de cocinas se caracteriza por una gran flexibilidad, ya que permite desplazar y ensamblar los varios elementos modulares en base al estilo que se prefiera. De hecho, permiten personalizar hasta la altura de los pies de la base que, a menudo, son ajustables, por lo cual se pueden adaptar incluso a suelos con pequeños desniveles o irregularidades.

Cocinas de libre instalación, la solución ideal en un solo elemento

La cocina de libre instalación profesional es la solución ideal para quienes no cuentan con mucho espacio y quieren tener a disposición todas las funciones de la cocina en un solo elemento y en un espacio reducido. Las cocinas de libre instalación modernas se pueden desplazar y son independientes, por lo que pueden configurarse y combinarse según las necesidades personales. En algunos casos, los módulos incluyen también el fregadero y los compartimentos para la recogida selectiva de basura e, incluso, la aspiración. La cocina de libre instalación es ideal sobre todo para quien busca una solución informal y que pueda cambiarse con el paso del tiempo. De este modo, la estancia se podrá descomponer y volver a componer según las necesidades. Y como es lógico, si el sistema completo de la cocina se estudia como es debido, esta facilidad de movimiento no influirá de forma negativa en la comodidad, estética y funcionalidad. Además, este tipo de cocinas puede ser interesante para aquellos a quienes les gusta la asimetría y es perfecta para quienes prefieren distinguirse y no están interesados en la cocina clásica. ... Más ... less
Filtrar

Ordenar por

Guardar en:
Síguenos en