2,110 Focos

Los focos se utilizan muy a menudo para iluminación interior como se integran perfectamente en cada tipo de contexto y se adaptan tanto a estilos clásicos como modernos. Cada tipo de foco- o lugar de luz- ha sido diseñado para diferentes necesidades de iluminación. Su estructura se puede realizar con materiales diferentes- yeso, metal, acero o material resistente a la temperatura- capaces de soportar el calor de la lámpara así como el peso del foco. Los focos, con respecto a la iluminación difusa, canaliza la luz en puntos precisos, valorizando cada ambiente y exaltando el mobiliario, los detalles y objetos particulares, revelandose como una creación de diseño muy versatil, práctica y moderna, para un juego de luces perfecto. Por ejemplo, la lámpara clásica se podría substituir con unos focos de techo para crear luces interesantes en el salón.

Focos empotrables y focos de pared, pequeñas luces que iluminan la vivienda

El foco es una forma discreta de iluminación y que suele estar diseñado para camuflarse con el ambiente: los focos empotrables satisfacen esta exigencia declinándose en muchas variedades diferentes. Muchas viviendas incluyen un falso techo que permite colocar los focos de manera más práctica, el instalador esconderá la estructura del foco y el transformador sobre el falso techo, y dejará el margen libre en el borde de la pared. Focos para falso techo y de pared se convertirán en un solo cuerpo que dará al entorno un toque moderno. Muchísimos son los focos de yeso ideales para el montaje empotrado: las carcasas para focos de yeso se pueden estucar y pintar como si fueran una continuación de la pared para que se camuflen con ella. Los focos semiempotrados representan un término medio entre los modelos con o sin montaje empotrado. Estos focos están compuestos por una estructura dentro de la pared y por un proyector a la vista que se puede orientar y a veces retráctil. Por supuesto esta es la instalación más versatil y esteticamente atractiva que hay. También para los focos de pared se puede elegir una instalación que se ponga dentro de la pared si hay otra de pladur, pero solo girando el foco a la derecha tendremos un ambiente acogedor: la luz iluminará de una forma más elegante y difusa. Otro montaje que se ha vuelto muy exitoso con el paso del tiempo es el de las lámparas y de los focos wireless. Estos están caracterizados por dos elementos: el primero es un panel empotrado en la pared o en el techo, capaz de transferir energía al cuerpo iluminante; el segundo elemento es el foco que aprovechará energía del panel empotrado sin cables eléctricos. Además se puede mover el foco libremente y colocarlo en la parte ocupada, el foco se moverá según nuestras necesidades.

Como colocar los focos para alumbrar cada habitación

Cuando tenemos que elegir la iluminación hay que preguntarse que actividades solemos realizar en la habitación que hay que iluminar. Si es un despacho se necesitará luz directa hacia el plan de trabajo, en cambio el comedor necesitará una iluminación más intensa, por eso sería mejor elegir una lámpara de luz difusa. En el salón, a la luz difusa se podrían agregar unos spot con luz directa para que destaquen objetos y muebles de vanguardia. En ambientes como el vestíbulo o el pasillo la solución perfecta sería la de colocar pequeños focos por el camino. También en cocina se puede aprovechar de la luz directa, utilizando por ejemplo focos que se pueden orientar hacia las estufas o el lavabo. En cuanto establezcamos que los focos con luz directa son lo que necesitamos, tenemos que elegir el tipo de foco que mejor se adapte a nuestras exigencias. Generalmente, si no estamos acostumbrados a amueblar nuestro hogar, son aconsejables unos focos que den mayor libertad, como los focos orientables. Estos se pueden orientar de manera diferente, por eso son perfectos si queremos cambiar nuestro mobiliario: es posible orientar la luz de los focos con respecto a la nueva disposición de los muebles. En el mercado hay focos cuyos ángulos oscilan desde unos pocos grados hasta los 360° de los focos giratorios. Hay muchísimas opciones a la venta, solo hay que elegir según las necesidades. Si un ambiente necesita una iluminación más intensa y difusa solo un foco no será suficiente. Los focos múltiples representan la solución ideal: estos se presentan tanto como la suma de spots únicos como spots empotrados en una sola meretriz. En los ambientes grandes se puede optar por unos focos puestos sobre guías de deslizamiento, es decir focos de carril y focos con cable.

Focos LED o con fuente de iluminación tradicional

Elegir la iluminación para interiores tiene que ver con las reglas de luminotécnica pero, salvo que no nos aconseje un experto, es muy difícil hacer una elección consciente. Generalmente, los focos a la venta se caracterizan por unos datos técnicos que nos informan sobre sus características. La fuente de iluminación elegida crea una línea divisoria: la opción mejor es la de los focos LED con los que se puede combinar la direccionalidad y el calor típicos de la iluminación LED; y que se adaptan bien a cada tipo de ambiente del salón a la cocina. Hoy en día los focos LED representan la opción más ventajosa bajo muchos puntos de vista: desde el ahorro de energía hasta la duración, todas sus características hacen que los preferamos con respecto a los focos clásicos que duran menos y gastan más energía y en el día a día resultan menos eficientes. También los focos fluorescentes o de incandescencia no se pueden comparar con los focos LED desde el punto de vista del encendido y de la producción de calor: de hecho las lámparas fluorescentes se encienden de manera gradual y sigue estando cálido durante más tiempo. Una vez elegida la fuente luminosa y después de haber comprobado que la sujeción de la bombilla es comptible, consideraremos el ángulo del haz luminoso del foco. En la ficha técnica del producto se suele indicar el ángulo del haz luminoso de los focos. De esta manera se colocará el objeto o la parte interesada de un ambiente hacia el haz de luz, basta con poner el foco a la distancia correcta. Además será necesario estimar los lúmenes y la cantidad de luz necesaria para iluminar la habitación, hay que tener en cuenta también si el ambiente está iluminado solo por unos focos o si hay otras fuentes de iluminación, sumamos la cantidad de luz de las lámparas prexistentes para determinar cuantos focos serán necesarios para iluminar el ambiente perfectamente. En conclusión, cuidado con el nivel de protección IP de los focos. Esta sigla nos da informaciones sobre el grado te protección de la lámpara con respecto a agentes externos como agua, polvo y objetos sólidos. Por lo tanto, es aconsejable que el foco se coloque bien con respecto al nivel de protección del producto. Por ejemplo, hay que prestar una atención especial a la IP de los focos para exeriores como están expuestos al polvo y a la humedad.

Formas y materiales del foco de diseño

Diseñados como pequeños proyectores utilizados en los museos o en los escaparates, los focos se abrieron paso entre los tipos infinitos de lámparas presentes en el mercado. Hay una competición entre los fabricantes para quien logra realizar focos modernos premiados en materia de innovación y diseño. La posibilidad de jugar con formas y materiales hace que la iluminación sea eficaz y que los diseñadores expresen su creatividad, combinando el gusto estético con la tecnología. Los focos redondos representan la forma más común a la venta, con cuerpo rectangular si hay más spot de luz o focos cuadrados ideales para los pisos modernos. Los colores, así como las formas, hacen que los focos se conviertan en una pieza de mobiliario, las elecciones más comunes son dos: el clásico tono sobre tono, el foco del mismo color de la casa se confunden con la pared y con el techo. En cambio, contrastes de colores, como por ejemplo los focos negros sobre superficies blancas dominan la escena. No pueden faltar variantes muy llamativas como focos de oro o de bronce o con detalles preciosos como los focos con Swarovski. No olvidemos que los focos son piezas funcionales antes que de valor estético, y se caracterizan por materiales que tienen que respetar características como la resistencia, ligereza y trabajabilidad. La mayoría de los focos a la venta están compuestos por materiales metálicos o en yeso, estos últimos de adaptan a un montaje empotrado, mientras que para lo que atañe los focos metálicos la opción mejor es el foco en aluminio. Hay infinitas posibilidades de personalizarlos eligiendo el acabado mejor según nuestro gusto: los metales se prestan al barnizado, en particular los focos en acero, también en la versión inoxidable, combinan resistencia y gusto estético.

Focos wall washer para decorar con la luz

Hay veces que en un ambiente que ya está iluminado se utiliza la luz para decorar, este es el caso de los focos wall washer caracterizados por un efecto de luz de cascada que, como para la iluminación enrasada, inunda de manera uniforme la superficie interesada. Este tipo de iluminación se suele colocar hacia una pared con una textura especial o adornada con papel tapiz, así que la pared iluminada por focos wall washer cobra vida. El montaje de este tipo de iluminación sigue unas reglas específicas: el haz de luz debe estar lo más cerca posible a la superficie interesada, eligiendo entre focos de superficie o de techo a condición de que no se encuentren a más de un metro de la pared. ... Más ... less

Filter/Order

Filter by

Precio

$
$
Guardar en:
Síguenos en
Guardar en: