Fregaderos y grifos de cocina

El fregadero y los grifos son elementos indispensables en una cocina, y no solo por su carácter práctico y funcional, sino también porque contribuyen a mejorar la estética del ambiente en general, gracias a la gran cantidad de formas y materiales disponibles. Esta también es la razón por la que los materiales y acabados se deben elegir en armonía con el estilo de la cocina. Por ejemplo, un fregadero de cerámica o de piedra es más adecuado para un estilo clásico o rústico, mientras que el acero y los materiales compuestos son ideales en una cocina más contemporánea.

Fregadero: materiales, formas y características

Ante todo, el fregadero debe ser fácil de limpiar, resistente al rayado y con un tamaño que permita su uso de forma cómoda. Sin duda, el fregadero más común es el de acero inoxidable que se instala empotrado directamente en la encimera de la cocina. Pero también existen varias alternativas, como el fregadero de cerámica, que a menudo tiene un solo seno y se coloca apoyado sobre un mueble para que quede a la misma altura de la encimera; o bien el fregadero de material compuesto (Solid Surface, Corian®, Krion® Lapitec®, etc.) que se puede instalar a ras de la encimera y permite obtener un resultado muy contemporáneo, gracias a la continuidad con la encimera y a las líneas netas que lo caracterizan. Los materiales compuestos son una excelente elección, dada su gran resistencia y posibilidad de personalización. En efecto, podemos encontrarlos en todos los tonos de blanco, y en un sinnúmero de colores que incluyen tonos oscuros, como el gris y el negro. Por otro lado, la forma y el tamaño del fregadero dependen de las necesidades de quien utilizará la cocina. Por ejemplo, un fregadero de un solo seno es la mejor opción si se tiene poco espacio y una cocina equipada con lavavajillas. También existen versiones de un solo seno mucho más amplias que se convierten en una excelente solución para quienes hacen un uso intensivo de la cocina. Como alternativa, se puede elegir un fregadero de cocina de dos senos que permite una mayor practicidad de uso. Además, si el tamaño del fregadero y el espacio a los lados lo permiten, también se puede equipar con escurridor.

La elección del grifo de cocina, entre estética y funcionalidad

El grifo de cocina puede ser de dos tipos, en función de su instalación. Por un lado tenemos el grifo de cocina de sobre encimera, que es el más común, y se instala directamente en la encimera de la cocina o a través del agujero ya preparado en el fregadero. Estos grifos tienen el caño mucho más alto que los otros tipos y se puede girar tanto hacia la derecha como hacia la izquierda, para aprovechar al máximo la profundidad del fregadero. El grifo de cocina puede equiparse con accesorios, como la ducha extraíble, muy práctica para lavar o refrescar frutas y verduras, así como para enjuagar los platos antes de colocarlos en el lavavajillas. Los grifos de cocina de pared son una alternativa que se utiliza, por lo general, en caso de sustitución de elementos instalados con anterioridad en esa posición. Además, son los favoritos de los apasionados del estilo retro, pues recuerdan las cocinas de antaño. También en este caso, el material más común es el acero inoxidable, gracias a que es higiénico y fácil de limpiar. Este material está disponible con muchos acabados, que van desde el cromado hasta el satinado y el cepillado, pasando por los menos tradicionales que transforman la superficie lisa del acero en una superficie negra mate. ... Más ... Menos ... Más ... Menos ... Más ... Menos

Navegar por Marca

Elegido por el equipo editorial

On sale

Guardar en:
Síguenos en