SUMMER SALES | ¡Utiliza el código READYFORSUMMER25 y ahorra con un descuento extra del 25%!

2,580 Grifos para ducha

Comprar grifos de ducha para el baño es una decisión que genera muchas dudas. Sin embargo, una gran parte de estas dudas está relacionada con el confort, la duración y la tecnología que los grifos de ducha pueden ofrecer. Estos indispensables accesorios, como toda la grifería, son un importante elemento de diseño, pero, sobre todo, representan el corazón de la funcionalidad de una ducha. Estética, confort y calidad son tres factores fundamentales a la hora de elegir la grifería de la ducha más adecuada. Ante todo, el diseño tiene que estar en sintonía con las líneas de la cabina de ducha y del baño en general. Los rociadores modernos, por ejemplo, dan un toque de modernidad al ambiente y crean un espacio que recuerda el concepto de baño como zona dedicada al bienestar. Por otro lado, un mezclador de ducha externo o empotrado hace que la grifería sea funcional, ya que permite un ajuste rápido de la temperatura y reduce el derroche de agua. Pero antes de decidir el modelo y el material del grifo, es indispensable prestar atención a la conformación de la ducha y a los materiales que la componen, para no correr el riesgo de utilizar dimensiones incompatibles y estilos demasiado distintos. El grifo también debe combinarse con el rociador, que la completará con formas y modos de suministro del agua innovadores y capaces de ofrecer verdaderas experiencias de relax.

Grifos para ducha: cómo elegir el modelo adecuado también en base a las características del baño

Lo primero que debemos tener en cuenta a la hora de elegir el grifo para ducha es el tipo de mando. En este caso tendremos que decidir si optar por un grifo o por un mezclador de ducha. Si preferimos mezclar nosotros mismos el flujo de agua caliente y fría podemos optar por un grifo bimando con 2 agujeros como mínimo para los dos mandos y una ducha de mano. Para permitir un uso más cómodo de la ducha, es recomendable instalar también un rociador que puede ser de pared, con barra o de techo. En este caso se podrá elegir un grifo con desviador de dos vías, para desviar el flujo de la ducha de mano al rociador y viceversa. Se trata de una solución bonita y discreta. Además, poder dirigir el flujo del agua, gracias a la ducha de mano con flexible, permite controlar mejor el chorro de agua. En base al modelo, la ducha de mano puede ser con ahorro de agua o antical. Como alternativa al grifo, se puede optar por un mezclador que es muy cómodo, ya que la mezcla del agua se realiza dentro del cuerpo del grifo. En este caso podemos elegir el mezclador de ducha exterior, formado por el mando y dos salidas de agua, caliente y fría. Este elemento de ducha permite un montaje más sencillo, ya que no es necesario realizar obras, y el mantenimiento en caso de rotura también es muy fácil. Otra opción podría ser el mezclador de ducha empotrado, excelente para cabinas de ducha con espacio limitado, ya que todo el cuerpo está dentro de la pared y sobresale solo el mando. Esta solución es, sin dudas, más elegante y ocupa menos espacio, pero, al mismo tiempo, necesita una fase de montaje más complicada y un mantenimiento más costoso, ya que se tienen que quitar y volver a colocar los azulejos del baño. Como alternativa, podemos tener en cuenta el grifo mezclador termostático. Este objeto permite regular la temperatura del agua según nuestro gusto y mantenerla mientras nos duchamos, ya que está equipado con dos mandos con los que se puede ajustar tanto el flujo del chorro de agua como su temperatura. El grifo termostático ofrece otras ventajas, como por ejemplo, mayor confort debajo de la ducha, mayor seguridad, gracias a la protección contra quemaduras accidentales, y menor consumo de agua, ya que el agua sale con la temperatura que se quiere desde el primer momento. En los grifos termostáticos mecánicos, los mandos y la válvula termostática están conectados entre ellos, mientras que, en los digitales de nueva generación, estos dispositivos se accionan a través de un mando remoto con tecnología inalámbrica, y se pueden instalar en cualquier posición. Los botones permiten configurar tanto la temperatura como el flujo de agua que se quiere obtener.

Grifería de ducha: estilo y materiales

Los grifos para ducha se realizan con materiales distintos, aunque los más utilizados son el plástico y el metal. El plástico está representado principalmente por el ABS cromado que no necesita un mantenimiento excesivo y es bastante económico. Mientras que el metal es el material principal de los grifos para ducha: aquí encontramos los más clásicos grifos de latón o los más modernos grifos para ducha de acero inoxidable cepillado o de acero inoxidable cromado. En función de nuestras necesidades podemos elegir entre los distintos sets de ducha que ofrecen soluciones muy funcionales. El diseño de la grifería para ducha también es importante y depende, sobre todo, del estilo de decoración que se ha elegido para todo el cuarto de baño. Un grifo para ducha clásico es ideal para contextos tradicionales, y combina a la perfección con duchas decoradas con acabados dorados y de bronce, líneas redondeadas, manecillas de cruceta y rociadores con brazo curvado. Por otro lado, dentro de ambientes modernos y de estilo minimalista se podrá elegir un grifo de ducha moderno: un mango para cromoterapia o hidromasaje, una ducha de mano de varios chorros y un set de ducha con desviador y placa cromada completarán la cabina de ducha para ofrecernos momentos de relax placentero. Un aspecto importante con respecto a la cromoterapia y el hidromasaje es conocer el tipo de presión del agua que se tiene en casa, para poder definir qué tipo de grifería comprar. Esto se debe a que, si la presión del agua no está comprendida entre los 3 y los 5 bar, no será fácil utilizar varias salidas de agua. ... Más ... less

Filter/Order

Filter by

Precio

$
$
Guardar en:
Síguenos en