Lavabos y sanitarios

Los lavabos y sanitarios son elementos fundamentales en un cuarto de baño y esta es una de las razones por las que son objeto de experimentación constante desde el punto de vista estilístico. Los sanitarios son imprescindibles para que el espacio del baño sea funcional y se deben elegir teniendo en cuenta el modelo y la estética, así como sus características estructurales que dependen también de factores como la posición de las tuberías del agua y los desagües.

Sanitarios suspendidos, de suelo o de pared

Un proyecto de mobiliario para el baño comienza por la elección de los sanitarios y lavabos que, a su vez, implican una evaluación profunda del espacio a disposición. Hoy en día, los sanitarios suspendidos se encuentran entre los modelos más populares y logran conjugar a la perfección las distintas necesidades de espacio y estilo. El diseño típico de estos productos ofrece un excelente impacto estético en el ambiente, pues no se apoyan en el suelo y sus estructuras minimalistas crean un interesante efecto de suspensión. En cambio, los sanitarios de suelo son una elección más clásica, pues se trata de productos que se instalan en el suelo, garantizan alta estabilidad y ofrecen una gran simplicidad de instalación. Otra alternativa está representada por los sanitarios a ras de pared, que ocultan las tuberías en las paredes, para permitir una ocupación reducida del espacio y una limpieza más fácil incluso de las partes a las que por lo general es difícil acceder.

El lavabo adecuado para el cuarto de baño

El lavabo es un elemento de uso cotidiano, por lo que debe ser agradable desde el punto de vista estético y, sobre todo, funcional. Para elegir sus dimensiones es fundamental tener en cuenta el tamaño del ambiente. Si el ambiente es muy amplio, se puede elegir un modelo de lavabo de pedestal, una solución tradicional y económica: el pedestal sostiene el lavabo y oculta las tuberías, pero debe colocarse adosado a la pared. Su versión más actual está representada por el lavabo de pie que incluye el apoyo (y, por consiguiente, el desagüe) en el suelo, pero que también se puede instalar en el centro del cuarto de baño, ya que no es necesario colocarlo adosado a la pared. Para los que prefieren tener el suelo libre, el lavabo suspendido es, sin duda, la solución perfecta. Para los espacios reducidos, como los de los baños de servicio, se puede evaluar la instalación de un lavamanos poco profundo, disponible en una gran cantidad de formas y materiales.

Inodoros y bidés

Por lo general, los inodoros y bidés se eligen juntos, con formas y dimensiones homogéneas, para tener un mejor impacto estético en el ambiente en el que se instalan. Si bien los sanitarios de suelo siguen siendo muy comunes y aparecen en los catálogos de todas las empresas del sector, en los últimos tiempos los sanitarios suspendidos se han impuesto entre las primeras opciones de los diseñadores y proyectistas, ya que permiten ocupar un volumen menor y dan ligereza al ambiente. La forma de estos sanitarios también facilita su limpieza y la del suelo alrededor, lo cual los convierte en una mejor elección incluso desde el punto de vista práctico. Sin embargo, es importante recordar que los sanitarios suspendidos necesitan contar con conexiones de desagüe en la pared. Si los desagües se encuentran en el suelo y no se pueden desplazar, como sucede a menudo en caso de reformas parciales, no es obligatorio optar por los sanitarios de suelo tradicionales. En este caso, una buena alternativa pueden ser los inodoros a ras de pared que permiten una instalación en el suelo que oculta las tuberías, gracias a un cuerpo que se adosa por completo a la pared. ... Más ... less ... Más ... less ... Más ... less

Navegar por Marca

On sale

Guardar en:
Síguenos en