89 Minicocinas

Las minicocinas, pequeñas, abatibles y excelentes a la hora de ahorrar espacio, nacen como versiones reducidas de un elemento de por sí complejo, pero al mismo tiempo sumamente flexible y personalizable. En las casas modernas, el espacio disponible es cada vez más limitado, por lo que hay que saber racionalizar los espacios y disfrutar la decoración. Por este motivo, las minicocinas son la solución ideal cuando se desea tener todo al alcance de la mano en el espacio más pequeño posible. Incorporar una minicocina en el ambiente equivale a hacer de este un espacio multifuncional, con una versatilidad que solo suele ser posible en grandes espacios. 
En cuanto nos apartamos de la encimera y el fregadero, la habitación queda lista para convertirse en una agradable sala de estar, en un pequeño salón de lujo o en la sala ideal para realizar llamadas por Skype o reuniones rápidas de trabajo.

¿Problemas de espacio? ¡Con las minicocinas todo es posible!

Decorar la cocina de un estudio, de un B&B modesto, de un piso para estudiantes o simplemente de una casa de dimensiones reducidas, puede resultar una tarea ardua si no se tiene a disposición el material necesario; es por esto que las minicocinas han demostrado ser, cada vez más, la mejor opción. Las minicocinas, que recuerdan a menudo armarios compactos, se diferencian de las cocinas tradicionales por sus dimensiones reducidas y la alta capacidad de encerrar en un espacio de menos de 2 m todo lo necesario para preparar un rico plato de pasta o el postre del domingo.
Una vez superada la idea de que eran aptas únicamente para hoteles y entornos del canal contract (puesto que a menudo se comparan con cocinas monobloque), las minicocinas han entrado oficialmente en el mundo del diseño de interiores, y se han convertido en una alternativa válida a la cocina tradicional, tal y como la conocemos. Ahora son mucho más que una solución cuando hace falta espacio; y es que con el tiempo han pasado a ser una elección definida de estilo y fuerte impacto estético; basta ver cómo las grandes marcas se han adentrado en el campo y han implementado la producción.

No solo en salones: minicocinas abatibles para oficinas en casa

Trabajar desde casa se ha vuelto una práctica cada vez más común, en vista de la gran cantidad de trabajos que, en la actualidad, gracias al uso de Internet, lo permiten. Sin embargo, no siempre es posible tener a disposición una sala reservada para ello, que pueda contener a la vez una librería o una pared equipada, una mesa de reuniones con sillas y espacios para ordenadores, y un pequeño rincón para conferencias o reuniones breves. Tener una minicocina permite resolver en gran medida estos problemas, tratándose de un ambiente único que lo ofrece todo. Las minicocinas abatibles, así como las tradicionales minicocinas con puertas de libro o de persiana, son ideales puesto que, al terminar de utilizarlas, desaparecen sin dejar rastro de su presencia, para convertirse enteramente en elementos de decoración capaces de fundirse con el resto del ambiente. Tener una minicocina no es solo ventajoso en términos de espacio, sino que reduce a lo esencial una decoración no siempre central en una casa, sobre todo si es moderna y juvenil. Algunos productos consiguen contener en poco menos de 2 metros incluso una cama, un armario y una librería. Se trata de decoraciones monobloque extremamente compactas, como la KITCHEN BOX de CLEI, maestro en la combinación de varios ambientes en uno, en el menor espacio posible.

¿Cómo elegir una minicocina? Guía para la elección

Una vez que se ha optado por una minicocina, hay que saber elegir entre el sinfín de modelos disponibles hoy en día en el mercado. Esta guía brinda una ayuda para tomar la decisión correcta sin renunciar al estilo y a la personalidad. 
En primer lugar, y teniendo en cuenta naturalmente el espacio a disposición, las minicocinas suspendidas son la solución ideal para dar armonía y dinamicidad al ambiente. En las versiones abatibles, al terminar de usarlas, bastará con bajar un tablero y obtener así una superficie de apoyo conveniente para marcos o bandejas... con un simple gesto desaparece una insospechada zona de cocción.
Elegir una minicocina con sistemas de iluminación es otra opción sin duda eficaz: el espacio a veces es tan limitado que se corre el riesgo de no tener buena visibilidad en los hornillos o en la encimera. Integrar tiras de LED será innegablemente una idea extraordinaria. 
Otro factor que hay que tener en cuenta es el acabado externo que, de combinarse con la decoración del resto de la sala, conferirá una ambientación discreta y uniforme. Y en vista de que prácticamente todas las minicocinas pueden realizarse a medida, resulta un aspecto tan obvio como necesario.
Otro factor relevante es la elección del material. En el mercado suelen encontrarse minicocinas de metal o de madera, materiales que representan una garantía de éxito, por lo que al hacer la elección podemos concentrarnos en el gusto estético y en la forma. ... Más ... less
Guardar en:
Síguenos en
Guardar en: