Pérgolas

Por lo general, una pérgola se compone de una estructura que sirve de apoyo para plantas trepadoras y está formada por vigas verticales que se unen en la parte superior con elementos horizontales colocados a una altura del suelo adecuada para permitir el paso de las personas. Las pérgolas son propuestas de decoración de exterior ideales para crear zonas de sombra en la terraza o en el jardín. Se trata de estructuras con un diseño versátil, que pueden estar hechas de materiales como la madera o el plástico, y responden a las más diversas necesidades de espacio y de uso. Las pérgolas modernas garantizan una cierta facilidad en el ensamblaje y se pueden utilizar para embellecer un espacio exterior con vidrieras, celosías y jardineras. Las pérgolas se instalan para aprovechar terrazas, balcones o jardines no solo en verano, sino también en invierno. Por lo general, no necesitan permiso de construcción, pero cuando tienen cubierta superior están sujetas a las reglas para la realización de techos y cubiertas.

Pérgolas: materiales, estilos y tipos

Básicamente, una pérgola es una especie de techo, pero sin el peso de una cubierta fija y maciza y con todos los lados abiertos, tanto laterales como superior. La mayoría de las pérgolas de jardín no necesitan cimientos, aunque es posible anclar la estructura al suelo. De la misma manera, no tienen cierres laterales, de hecho, la cubierta puede estar constituida por plantas trepadoras, cualquier otro tipo de vegetación o por toldos. Existen principalmente dos versiones de pérgolas: adosada o libre. La pérgola adosada es la que se apoya directamente a la pared de la casa y es una solución ideal cuando, a pesar de tener poco espacio a disposición, no se quiere renunciar a ese rincón protegido del sol en el jardín. Por su lado, la pérgola con estructura autoportante es capaz de sostenerse por sí misma y es ideal para espacios más amplios.
Entre las muchas propuestas, tenemos también las pérgolas con iluminación integrada que permiten disfrutar del espacio exterior incluso durante la noche. Respecto a los materiales, se va desde la tela, pasando por la madera y el vidrio hasta llegar al metal. Uno de los modelos más comunes es, sin duda, la pérgola de madera, junto a la de hierro que garantiza resistencia y durabilidad. Por su lado, las pérgolas con lona son, en su mayoría, resistentes al viento y a la lluvia y pueden hacerse con una serie de materiales que van desde la tela hasta el acrílico y el tejido técnico. Las cubiertas para pérgolas se componen principalmente de toldos de tela que pueden utilizarse en estructuras ya existentes o nuevas.

La pérgola de madera para decorar el ambiente exterior

Una pérgola de madera es una de las mejores opciones para decorar un espacio exterior como el jardín. No solo permite crear zonas de sombra integrándose perfectamente con el ambiente circundante, sino que permite también decorar el espacio exterior con productos cuyo diseño clásico lo embellecen de forma natural. Un ejemplo es la pérgola adosada de madera, ideal para crear una atmósfera acogedora que, a menudo, incluye en su interior mesas y sillas de jardín. Una alternativa interesante la encontramos en los modelos de madera laminar. Se trata de un material compuesto que se constituye principalmente de madera natural, de la que ha heredado y mantiene los valores tradicionales, a pesar de ser un producto nuevo, realizado a escala industrial y que, a través de un procedimiento tecnológico de encolado por presión, reduce los defectos propios de la madera maciza. Tampoco podemos dejar de mencionar las pérgolas de materiales derivados de la madera que permiten obtener buenos resultados con productos como la madera compuesta o WPC.

Pérgolas de hierro para el jardín: versátiles y ecosostenibles

Entre las propuestas más interesantes encontramos también las pérgolas de hierro. Este tipo de pérgolas, ya sea sencillo o decorado, se integra a la perfección en muchos contextos y nos permite disfrutar de un ambiente cubierto o semicubierto en el exterior de nuestras casas. Por ejemplo, una pérgola de hierro forjado se puede utilizar tanto como cubierta de una amplia terraza como para construir una extensión de la casa hacia el exterior. Además, como el hierro es un material reciclable, permite crear estructuras para exteriores ecosostenibles y desmontables. Por último, una pérgola con paneles fotovoltaicos añade un elemento más de sostenibilidad, ya que permite obtener energía eléctrica a partir de la energía solar. ... Más ... Menos
Filtrar

Filtrar/Ordenar

filtrar por

Ordenar por

Guardar en:
Síguenos en