414 Placas de cocción

La placa de cocción es el electrodoméstico más utilizado en la cocina y su elección debe tener en cuenta varios factores. Por ejemplo, una familia pequeña podrá optar por una placa de cocción de dos zonas de cocción, en lugar de cuatro, cinco o seis zonas. Además, el tipo y la cantidad de productos cocinados pueden determinar la elección de una placa con respecto a otra. Otro factor importante es su tamaño, que está muy relacionado con el espacio que se tiene a disposición en la cocina. Por lo general, se habla de un ancho estándar de 30-35 cm para una placa de una o dos zonas de cocción, de 60 cm para un modelo de tres o cuatro zonas y de 70-90 cm para cinco o seis zonas de cocción.

Placa de cocción a gas, sencilla y tradicional

La placa de cocción a gas, con su facilidad de uso, es uno de los electrodomésticos más económicos, con sistemas de seguridad que hacen que pueda usarse de forma segura y sin riesgos. Este tipo de placa de cocción puede tener una mayor o menor cantidad de zonas de cocción con quemadores: en el modelo clásico de 60 cm, por ejemplo, se tienen 4 quemadores de diámetros diferentes, para controlar con mayor facilidad la llama y la intensidad de cocción. La llama se enciende a través de un mando eléctrico y es importante comprobar que se cuente con el sistema de seguridad que bloquee las fugas de gas mediante un termopar. Una de las ventajas de este tipo de placa es la comodidad de poder utilizar cualquier tipo de olla.
Las placas de cocción a gas se distinguen no solo por el número de quemadores, sino también por su tipo, que pueden ser auxiliares, rápidos, de triple corona, wok, etc., y cada uno ha sido ideado para su utilización con ollas y sartenes de varios tamaños y formas. La superficie sobre la cual se encuentran los quemadores, por lo general, es de acero inoxidable, aunque también existen modelos con acabados peculiares, de color gris, negro, avena o crema. Otra de las opciones más comunes es la de las placas de cocción a gas sobre superficie de vidrio, es decir, donde las zonas de cocción se encuentran sobre una superficie de vidrio templado (negro o blanco) o de vitrocerámica, material muy resistente y antiarañazos. Este modelo da un toque de elegancia y es adecuado para las cocinas sencillas y tradicionales. Otro detalle muy importante es que estas placas se limpian con gran facilidad.

Resistente y fácil de usar: la placa de cocción eléctrica para una cocina moderna

Elegantes, fiables y versátiles, las placas de cocción eléctricas son ideales para quien quiere cambiar la cocina a gas vieja o no tiene a disposición los suministros de gas necesarios. Estas modernas placas de cocción de vitrocerámica, material muy resistente y antiarañazos, pueden emitir calor a través de resistencias eléctricas o bien, en el caso de las placas de cocción halógenas, a través de potentes luces infrarrojas que calientan todo lo que las absorbe. La ventaja de elegir estas placas es que se pueden instalar donde quiera, ya que no necesitan los suministros de gas, sino solo estar conectadas a la red de alimentación eléctrica. Por tanto, son ideales para las cocinas de isla o para los ambientes de exterior. Además, gracias a su placa perfectamente nivelada, son fáciles de limpiar y ofrecen tiempos de cocción muy cortos.

Eficientes y tecnológicas: placas de cocción de inducción

Las placas de cocción de inducción, muy utilizadas en las cocinas modernas, ofrecen innegables prestaciones y una gran facilidad de uso. A menudo, se encuentran incorporadas dentro de la cocina a través de los modelos encastrables e integrables. Respecto a los modelos tradicionales, las placas de inducción son muy eficientes desde el punto de vista energético. Esto se debe a que cuentan con bobinas especiales colocadas debajo de la superficie de la placa, casi siempre en vitrocerámica, que generan un campo magnético que se convierte en calor. La cocción se realiza a través del calor producido que pasa de la olla a los alimentos. El calor no pasa a través de la placa o del aire, como sucede con las versiones a gas o eléctricas, sino que lo producen directamente las ollas, por tanto no se dispersa. Todas las placas de cocción de inducción tienen un sensor de presencia de la olla: la zona de cocción se enciende solo si se coloca una olla, sartén o cacerola sobre esta, por tanto, se evitan los encendidos accidentales. Otro dispositivo de seguridad es el bloqueo de los botones: al pulsar un botón específico, el panel de mandos se bloquea para prevenir encendidos accidentales. A menudo, las placas de inducción incluyen también la función Booster que aumenta el nivel de potencia de una zona de cocción específica y, por consiguiente, se ahorra tiempo en la fase de calentamiento. En este caso, la temperatura requerida se alcanza en un plazo mucho menor. Pero este producto tiene una característica que llama la atención de inmediato y es su diseño, compuesto por una superficie lisa y brillante, sin llama libre, y que permite que se integre de forma armónica en una cocina de estilo moderno. Por lo general, las cocinas modernas de inducción están equipadas con placas de cocción con campana integrada, otra característica que hace que el ambiente sea aún más minimalista y sofisticado. ... Más ... less
Filtrar

Ordenar por

Guardar en:
Síguenos en