383 Platos

Los platos juegan un papel fundamental en la preparación de la mesa: desde el plato para servir, pasando por el plato para el pan, hasta llegar al plato de postre, son las vajillas que nos acompañan durante toda la comida. Una buena elección da paso a una preparación cuidadosa y original que tiene el objetivo de volver único el momento del banquete y demostrar lo importante que son para nosotros nuestros comensales, para los cuales nos hemos esforzado no solo en descubrir nuevas recetas sino en combinarlas con vajillas originales. Esta atención sabe a romanticismo y exalta el valor de la hospitalidad en momentos en los que se comparte estrechamente con los invitados, donde cada detalle es importante y tiene que estar acompañado por notas de originalidad. Y para esto tenemos que conocer las últimas tendencias y las empresas que desde siempre se esfuerzan por ofrecer una gama de productos y platos de diseño que satisfacen cualquier necesidad de estilo y forma.

Poner la mesa: preparar la mesa con los platos

¿Cuáles son los factores imprescindibles para preparar una mesa impecable para nuestros huéspedes? Lo primero que tenemos que hacer es poner el mantel elegido para nuestro banquete y, en base al número de comensales, colocar el bajoplato, un planto llano grande que, por lo general, se combina con el resto de la vajilla, pero que también puede ser de otros materiales como la plata, en ocasiones especiales. Su función no es contener los alimentos, sino acoger los diferentes platos e indicar, como un marcasitios, el número de personas, y solo al final se sustituirá por los platos de postre. Seguidamente se apoyan los platos llanos sobre los bajoplatos. Estos se utilizan para los segundos platos y tienen una dimensión de entre 23 y 26 cm. Encima de estos colocamos los platos hondos, destinados a los caldos, sopas o pastas, ligeramente más pequeños que los llanos y con una concavidad acentuada y, por lo general, un borde en relieve. No podemos olvidar dejar un espacio en la parte izquierda superior alrededor del bajoplato, donde colocaremos el platito del pan (un pequeño plato hondo para contener una porción de pan para cada comensal); y si se trata de una cena formal, a la izquierda del invitado podemos colocar los platos para servir, también conocidos como platos de presentación que son más grandes que los platos llanos y se utilizan para colocar los alimentos que se llevarán a la mesa. En el centro de la mesa se puede colocar un plato llano giratorio, como la bandeja Lazy Susan que, cuando se gira, permite alcanzar con facilidad los diferentes platos para servir.
Y al llegar a la parte más dulce de la cena, se debe sustituir todo el juego de platos con un plato de postre que nos permitirá disfrutar del delicioso final del banquete.

La eterna importancia del plato

Los platos decorados, que siempre han adornado nuestras mesas, tienen una historia antigua y de gran valor. A partir del 700 muchas empresas dieron importancia a la manufactura de las porcelanas para las residencias más exclusivas. Aún hoy, cuando visitamos las casas históricas encontramos un espacio reservado a la exhibición de los juegos de vajillas utilizados en el pasado.
Empresas históricas, como la Richard Ginori, nos recuerdan la importancia de la manufactura de porcelanas y el papel fundamental que esta ha tenido en el establecimiento de tendencias internacionales con la difusión del gusto por los productos hechos en Italia.
Con el paso del tiempo se han ido modificando las técnicas y los tipos de decoraciones, pasando así de los motivos floreales del Renacimiento a los más actuales motivos gráficos.
El plato es un accesorio para la mesa de gran valor, extremadamente funcional y al mismo tiempo de gran importancia decorativa, y representa elegancia y gusto, tanto en sus versiones clásicas como en las modernas.

Platos de exposición: vitrinas estilo retro entre lo clásico y lo moderno

Todos sabemos que el mejor de nuestros platos está destinado a decorar la vitrina del salón. Nunca es fácil decidir cuál de nuestros juegos de vajilla exponer cuando tenemos más de uno, ya sea porque los hemos heredado o comprado según nuestros gustos. Para dar un toque vivaz y moderno al resultado final es recomendable alternar platos, platitos, tazas y teteras de diseño con formas y colores bien distintos. Cuando se colocan los platos en las vitrinas es necesario seguir algunas reglas básicas atemporales. Comencemos por recordar que los platos se deben colocar en la parte baja y central de la vitrina, mientras que los juegos de té y los vasos van en la parte superior. Los primeros que tenemos que colocar son los platos llanos y los platos de servir, apoyando algunos a la pared del mueble y los otros apilados en el estante. Encima de estos hay que apoyar la serie de platos hondos, alternada a los platitos restantes que ocuparán una parte de los estantes para crear movimiento entre las alturas y las formas.

Los platos como cuadros, obras de arte tanto en la mesa como en las paredes

Como mismo sucede en la moda, en la decoración de interiores también existen los grandes retornos y en los últimos tiempos ha vuelto a aparecer la tendencia a decorar las paredes con la vajilla. Las cocinas de hoy en día, al igual que los antiguos ambientes rústicos, se adornan con cerámicas y porcelanas en las paredes, como cuadros que distinguen y vuelven único el ambiente.
Pero es importante conocer siempre los métodos más utilizados y los accesorios indispensables para colgar nuestra vajilla, ya sea que se trate de platos cuadrados, redondos o de formas irregulares.
Es necesario escoger la medida y la forma de los ganchos o adhesivos para platos disponibles en el mercado y colgarlos en los clavos que disponen la posición de cada plato en la pared.
En este ámbito, los platos de porcelana siguen ocupando un amplio espacio, por lo que recomendamos prestar siempre mucha atención cuando se manejan estos objetos tan delicados y, al mismo tiempo, llenos de belleza y tradición.

Cómo elegir los platos en base a los electrodomésticos

Los electrodomésticos, aliados imprescindibles de cada cocina, disminuyen el tiempo de cocción de los alimentos y la limpieza de las vajillas, pero al mismo tiempo, condicionan mucho su compra. Muy a menudo nos preguntamos si el juego de vajillas que hemos visto tiene platos que se pueden utilizar en el microondas o lavar en el lavavajillas, o si los materiales que los componen resisten a condiciones y temperaturas específicas. Por tanto, es muy importante saber cuáles son los materiales mejores para usar en el microondas y si nuestro lavavajillas nos permite elegir el programa de lavado adecuado para los platos que tanto nos han gustado. En el microondas se pueden utilizar tanto los platos de cristal como los platos de porcelana, siempre y cuando no tengan decoraciones de oro o plata: el metal puede provocar chispas y dañar el horno. En general los platos de materiales cerámicos pueden ser resistentes a las microondas, siempre que estén esmaltados por completo y no tengan grietas o ranuras. Si el lavavajillas dispone de varios programas de lavado, permite seleccionar ciclos intensos a 70 °C para la cerámica común blanca o de colores, así como ciclos con temperaturas más bajas, alrededor de los 40 °C para los materiales más delicados, como la porcelana. Es necesario prestar una atención especial a las vajillas decoradas a mano: si se cuecen después de la pintura manual, lo cual las impermeabiliza, no crean p ... Más ... less
Guardar en:
Síguenos en