LOVE DESIGN | Ahorra el 15 % hasta el 19.02

Secatoallas

Los secatoallas son elementos que unen la funcionalidad típica de calentar el ambiente, una estética atenta y el uso de materiales innovadores. Con el paso del tiempo, los secatoallas se han ido transformando, hasta convertirse en verdaderos complementos de decoración para el baño capaces de mejorar la estética de un proyecto de decoración y de dar más valor a la habitación en la que se encuentran. Por ejemplo, uno de los modelos más codiciados son los secatoallas cromados, con sus acabados brillantes y una amplia gama cromática. Los secatoallas se distinguen entre ellos también por su alimentación, con modelos de agua caliente y de doble alimentación, así como por infrarrojos, y se pueden instalar en la pared, en el suelo y en el techo.

Secatoallas de diseño: forma y función

La gran variedad de acabados y materiales disponibles a la venta hace que el secatoallas pueda considerarse un verdadero objeto de diseño. El secatoallas de aluminio es uno de los más comunes, junto con el secatoallas de acero. La diferencia entre los dos no está en los rendimientos térmicos, sino en la característica típica del acero de contribuir a la decoración del baño moderno con su fuerte presencia estética. Los dos modelos están disponibles en una gran cantidad de formas y tamaños y la elección recae, por lo general, en los secatoallas horizontales y verticales. Los primeros son ideales para quienes tienen más espacio a disposición, mientras que los segundos son idóneos para los baños más pequeños, ya que se desarrollan en altura y no ocupan espacio horizontalmente.

Alimentación y tipo de los secatoallas modernos para el baño

El secatoallas de diseño no solo calienta el ambiente, sino que permite colocar toallas y otros tejidos entre las láminas horizontales. De esta manera, se pueden secar incluso en los días muy húmedos. Los secatoallas pueden ser de distintos tipos y varían, sobre todo, con respecto a la alimentación. Los secatoallas eléctricos no se conectan a la caldera, sino al sistema eléctrico. La ventaja del secatoallas eléctrico es que se puede encender y apagar en función de las necesidades, y el encendido y el apagado se pueden programar gracias al uso de un termostato externo. En cambio, los secatoallas de agua caliente se conectan a la caldera y funcionan como un radiador tradicional. También existen secatoallas mixtos que mantienen la temperatura de ida de la caldera bastante baja, pero permiten alcanzar temperaturas más altas gracias a la presencia del componente eléctrico.

De pared, de techo y de suelo: los distintos tipos de instalación del secatoallas

El secatoallas de baño se puede montar en una gran cantidad de soportes y en muchas posiciones. Los secatoallas de pared son la solución más clásica y tradicional y se fijan en la pared con los anclajes correspondientes. Mientras que los secatoallas de techo tienen la ventaja de no ocupar espacio en la pared y de difundir el calor desde arriba. Este tipo de secatoallas suele utilizarse en espacios muy grandes. Por su lado, un secatoallas de suelo se asemeja mucho al radiador tradicional, ya que se apoya en el suelo a través de una estructura específica. Otra solución la podemos encontrar en los secatoallas móviles que se pueden colocar en distintas partes de la estancia, para obtener una calefacción localizada. ... Más ... Menos

Filtrar/Ordenar

filtrar por

Precio

$
$
Guardar en:
Síguenos en