459 Vasos

El vaso es uno de los objetos más usados en nuestra cotidianidad. Su función, esencialmente relacionada con la acción de beber, ha dado paso, a lo largo del tiempo, a una magnífica evolución de este objeto común. En la actualidad existen muchos tipos de vasos, con características diferentes en relación, sobre todo, al tipo de bebida que se quiere servir. Los vasos son testigos de momentos de encuentro, reunión y distracción, y es por esto que tienen que ser prácticos, elegantes o de colores en dependencia de la ocasión.

Los protagonistas de la mesa: los vasos y las copas

Poner la mesa se convierte en un ritual y en un momento especial del día, ya que alrededor de ella se reúnen amigos y familiares. Los protagonistas de la mesa son los vasos de agua, es decir, los vasos clásicos de cristal y las copas de vino, con características más específicas. 
En una casa no pueden faltar los vasos para el agua, y los encontramos no solo en cristal transparente, sino también de colores, decorados, texturizados, redondos o con las formas más raras. En la mayor parte de los casos, cuando se trata de los vasos para el agua, se eligen vasos muy sencillos, sin muchos detalles; sin embargo, un vaso con un diseño rebuscado hace que un gesto natural, como beber, se convierta en un momento único. El vino es la otra bebida que con más frecuencia aparece en nuestra mesa. Y para los amantes del arte de la degustación, será imprescindible elegir la copa adecuada para cada tipo de vino. Una elección correcta nos permitirá conjugar la calidad de los materiales con las mejores formas de diseño, sin perjudicar o disminuir la elegancia de nuestras copas. Por tanto, esta elección se basará en algunos requisitos fundamentales: la transparencia, para poder apreciar las notas cromáticas y el fondo; el material, que debe ser fino como el vidrio o el cristal; la forma, que debe ser de tallo largo, porque de esta manera se puede sujetar la copa manteniendo la mano lejos de su contenido, para evitar que el vino se caliente y se contamine su aroma. También existe la regla de la copa de vino más pequeña para vino blanco y más grande para vino tinto. Una copa de cristal grande y redonda deja que los aromas se difundan perfectamente en la boca. Sin embargo, esto no es necesario para el vino blanco, por lo que la abertura estrecha de la copa mantendrá los aromas dentro de esta. Por otro lado, cuando se trata de un brindis, en el que se beben cavas, espumosos o champán, lo ideal es usar las copas flautas de cristal con sus tallos largos.

Una copa para cada ocasión

Cuando compartimos con nuestros amigos o familiares, en un local o en la casa, es placentero acompañar nuestras charlas y risas bebiendo y comiendo juntos. En dependencia del sitio en el que nos encontramos, del contexto y del tipo de actividad, ya sea en una discoteca, una pizzería o un pub, no podremos prescindir de las copas de cóctel, de vino o de cerveza.
Tanto para la cerveza clara como para la oscura, lo importante es contar con el vaso o copa adecuados que valoricen su sabor, su aroma y su espuma. Por esta razón, junto a las jarras clásicas, las copas y vasos de cerveza de diseño van ganando terreno, ya que convierten el gesto de beber en un placer también para la vista. 
Y si en lugar de una cerveza, queremos saborear un Martini, un Mojito o uno de los muchos cócteles que existen, saber elegir el vaso o copa adecuados es fundamental para exaltar tanto la experiencia como el sabor. En el caso de los cócteles, en función de sus características, los vasos y copas pueden ser esféricos, rectos, acampanados, con o sin asa, hondos o superficiales. Por lo general, también en este caso se prefiere la transparencia, que permite apreciar el aspecto visual y cromático de la bebida.
Por último, pero no menos importante, tenemos las copas de licor que acompañan una tranquila charla y que muchas veces finalizan nuestra cena. La degustación de licores, aguardientes y rones se conjuga con las copas clásicas y pequeñas, cuya forma ha sido estudiada para resaltar las notas del licor.

Las nuevas tendencias de los vasos y copas: entre materiales, formas y diseño

El diseño de los vasos y copas exalta y modifica todas sus características. Por ejemplo, Rikke Hagen ha diseñado Cognac Glass para Normann Copenhagen, una copa creada teniendo en cuenta que debe contener aroma, temperatura y volumen.‎ La forma de la copa aumenta la experiencia íntima de beber coñac y acentúa la profundidad del color y el movimiento del líquido.‎ 
La nueva tendencia de la multisensorialidad y de las copas de diseño, sobre todo en el campo de los cócteles, llega a cada rincón de los lounge bar. Los bartenders modernos preparan bebidas capaces de satisfacer el paladar, el olfato y el tacto de sus clientes. Copas con serpentinas, relojes de arena, y con las formas más raras, o vasos que dentro tienen otros vasos o con pajitas integradas, resaltan sus formas gracias a los colores fuertes y vivaces de las bebidas, estimulando también la vista y convirtiendo el placer de beber un coctel en una experiencia emocionante y memorable. He aquí que el cristal se convierte en el rey absoluto de los materiales usados para realizar copas y vasos, sin importar el objetivo para el que han sido creados. El vidrio, ya sea soplado, de borosilicato, de cristal, de colores o decorado, es un material que representa la respuesta más frecuente y pertinente a las características que debe tener un vaso: fino, con formas curvadas y en algunos casos articuladas, transparente, ligero y elegante. El vidrio es el verdadero protagonista en este sector, pero el plástico, sobre todo plexiglás y policarbonato, la cerámica y el metal representan las alternativas más frecuentes: ¿quién no tiene en casa una reserva de vasos plásticos para aperitivos o cenas numerosas? Los vasos de cerámica y de metal adornados con esmaltes, impresiones y decoraciones, a menudo tienen un estilo vintage, audaz y de vanguardia. ... Más ... less
Guardar en:
Síguenos en