401 Bidés

El bidé non es solo un elemento funcional capaz de satisfacer necesidades higiénicas, sino que, con nuevas formas y combinaciones de colores y materiales, amuebla y decora el cuarto de baño, contribuyendo al éxito de un proyecto de interiorismo. Los distintos tipos de instalación ofrecen la solución adecuada para cada espacio. Los bidés pertenecen a la categoría de los muebles de baño que logran sobrevivir a cualquier moda y al paso del tiempo.

Un bidé de diseño para completar el mobiliario del cuarto de baño

Diseñar el espacio del cuarto de baño es fundamental para que resulte accesible y asegurarse de que todos los complementos estén bien colocados. Hay muchísimos modelos de bidés de diseño con una elegancia intemporal y estilos modernos o clásicos entre los que elegir.
Por exigencias de funcionalidad y comodidad, suelen instalarse cerca del inodoro; por tanto, es necesario que su aspecto, color, modelo y estilo armonicen con la taza. Esto hace que, a la hora de elegir, las preferencias se inclinen por sanitarios pertenecientes a una serie coordinada desde el punto de vista estético, que crea un look general coherente y armonioso. En cambio, los más atrevidos pueden optar por combinar distintas líneas de productos para crear libremente el cuarto de baño de sus sueños.
Los sanitarios también pueden combinarse con el pavimento o los revestimientos del cuarto de baño para crear la atmósfera deseada.

Seguridad y tradición con los bidés de suelo

Tradicionalmente los bidés se instalan en el suelo, de forma parecida a los inodoros. Son una reinterpretación en clave moderna de la “toilette intime” que ya se utilizaba hace ya más de 300 años, y de hecho representan el punto de encuentro perfecto entre tradición e innovación. En este caso, el atractivo retro y el confort moderno se combinan de forma extraordinaria. Resultan especialmente adecuados para colocarlos en edificios antiguos donde ya estén configuradas las instalaciones, o constituyen una alternativa perfecta en los cuartos de baño en que lo reducido del espacio no permite montar elementos empotrados.
El bidé de suelo es a menudo la alternativa ideal para las personas con necesidades especiales en cuanto a seguridad y confort en el baño. Aunque los demás tipos de bidé tienen una capacidad de carga suficiente para cualquier peso corporal, el bidé de suelo, gracias a su base estable, da una sensación de mayor estabilidad y resistencia. Además, al dejar libre la pared, permite instalar asideros adicionales, perfectos para los ancianos y las personas con movilidad reducida, que así pueden utilizar el bidé de manera segura.
Este bidé tiene un diseño único y sencillo a la vez, que se adapta a todo tipo de contextos residenciales. Los sanitarios de suelo tienen un diseño imperecedero que logra sobrevivir al paso del tiempo y a las modas, y hoy en día siguen teniendo mucha demanda por su funcionalidad y su sobria elegancia.

Bidés suspendidos o adosados a pared: soluciones elegantes y compactas

Los bidés suspendidos están entre los modelos más corrientes y responden a las necesidades de modernidad, estilo y funcionalidad. Son elementos de diseño contemporáneos de gran impacto visual, que aúnan funcionalidad y tecnología de altísimo nivel, capaces de desafiar a las modas y los tiempos. Gracias al tipo de instalación - adosados a pared -, fácil de realizar y mantener, ofrecen muchas ventajas. Los tubos de desagüe quedan ocultos, ya que van empotrados. Dado que el desagüe no está situado en el suelo y no hay pedestal, la limpieza del pavimento del cuarto de baño es mucho más sencilla. Además, la total libertad de elegir la altura del asiento del bidé gracias a la conexión variable hace que pueda adaptarse a personas de cualquier estatura. Por último, gracias a su elegancia y ligereza, las instalaciones suspendidas permiten ampliar visualmente el espacio, haciendo que el cuarto de baño parezca más grande y espacioso.
Si se buscan unos sanitarios poco voluminosos, se puede optar por los bidés a ras de pared. La peculiaridad de estos sanitarios es que, una vez instalados, no queda espacio entre el sanitario y la pared, lo cual también facilita la limpieza. La adherencia entre los sanitarios y la pared permite ganar unos centímetros preciosos, sobre todo en los baños más pequeños, donde hay que ganar espacio para facilitar el uso. Además, tiene la ventaja de ocultar tubos antiestéticos, ya que el desagüe puede instalarse en el suelo o en la pared, consiguiendo así un cuarto de baño con un aspecto más ordenado.

Materiales clásicos y refinados para un bidé innovador

A lo largo de los años, la experimentación estilística no se ha limitado únicamente al tipo de instalación, sino que también se ha extendido cada vez más a los materiales con que se puede fabricar el bidé, que ya se ha convertido en un auténtico objeto de diseño. La cerámica es el material más utilizado para los bidés, ya que es garantía de solidez, longevidad y fiabilidad, así como de fácil mantenimiento y limpieza. En cambio, quien quiera darle un estilo refinado al cuarto de baño puede elegir los bidés de porcelana, sinónimo de lujo, superficies lisas, resistentes y duraderas. En general, los materiales cerámicos se utilizan mucho para los bidés, ya que además son muy resistentes a la formación de cal, manchas y a las alteraciones del color. Aunque la típica cerámica blanca representa la solución más común, los bidés modernos juegan con combinaciones de materiales alternativos, como la Pietraluce®, el acero inoxidable o incluso el cristal.

La forma y el color ideales para cada estilo

Además de los materiales, otras características del bidé con las que se puede jugar son la forma, angulosa o más redondeada, y el color.
Quien busque un estilo que aúne la belleza clásica y una elegancia cautivadora, podrá elegir los bidés de líneas sinuosas y colores neutros como el blanco. De hecho, el bidé en la versión única total white se integra en cualquier contexto y combina con todos los demás muebles del baño. En cambio, si se quiere osar, hay muchas soluciones atrevidas: se puede optar por sanitarios de formas geométricas inusuales y colores que contrastan con la grifería, lo cual hace que cada pieza sea extremadamente refinada y única.
El bidé rectangular, caracterizado por líneas depuradas y esenciales y cantos romados, ha sido estudiado para los ambientes modernos, pero también puede integrarse fácilmente en cuartos de baño más clásicos y barrocos, gracias a su gran adaptabilidad a diversos diseños. La forma ovalada, que se presta bien a los espacios contemporáneos, se caracteriza por sus líneas acogedoras, redondeadas y sinuosas, estudiadas para que el bidé resulte ergonómico.

Historia y evolución de un sanitario controvertido

Sanitario de uso común para la higiene íntima u objeto raro, casi desconocido, el bidé debe su nombre a la palabra francesa bid, o sea “pequeño”, empleada originalmente para indicar al poni. La asociación entre ambos surge a raíz de la posición física que el bidé requiere.
Su supuesto inventor, Christophe Des Rosiers, instaló algunos en el palacio real de Versalles, aunque al cabo de pocos años se desmontaron porque no se utilizaban, y volvieron a colocarse en las casas de citas francesas. A partir de entonces, en muchos países el bidé se asoció a la prostitución y adquirió así su fama negativa.
En Italia, en cambio, su difusión inicia gracias a la innovadora reina de Nápoles, María Carolina de Habsburgo-Lorena, que tras haberlo visto en Francia mandó instalar uno en sus aposentos particulares del palacio real de Caserta, donde todavía puede admirarse. A partir de entonces, su uso empezó a extenderse por todo el territorio italiano, hasta que en 1975 un decreto ministerial estableció la obligación de instalarlo en todas las viviendas.
Al contrario de lo que se piensa, el bidé no es un sanitario corriente solo en Italia. Hoy en día sigue siendo común en Francia, aunque solo en las casas anteriores a los años 80 - luego se eliminó para ahorrar espacio en los cuartos de baño. En cambio, es muy corriente en Portugal, Grecia y España. En Japón, aunque no existe un verdadero bidé, se utiliza mucho el washlet, que aúna las funciones del inodoro y el bidé.
En los últimos años se ha producido una gran difusión del bidé en Estados Unidos, tanto por razones de higiene y medioambientales, como porque este sanitario recuerda de inmediato el diseño Made in Italy, muy valorado en el extranjero. ... Más ... less
Guardar en:
Síguenos en